El Amante

tumblr_nighxv0GT01qmlonbo1_500

En una ocasión tuve un amante y las cosas no resultaron como yo pensaba que iban a resultar. A mi él me gustaba mucho, era un hombre interesante, muy culto y amable conmigo aunque lo que más me atraía  era su cuerpo, hermoso y atlético. Él hacía deporte a diario y se notaba, se cuidaba en general mucho y conservaba todo su pelo. Justo al contrario que mi marido que estaba casi calvo y que pasaba casi todo su tiempo libre leyendo libros en los que al parecer pensaba encontrar algún tipo de redención,olvidándose por completo de hacer ejercicio o aplicarse cremas o incluso a veces de asearse o lavarse los dientes. Sin embargo yo quería a mi marido con locura, había algo en él que yo sabía que no encontraría en ningún otro hombre sobre la faz de la tierra. Así que lo único que yo buscaba en mi amante era un poco de sexo novedoso y diferente.

Entre el amante y yo  había un enorme electromagnetismo animal. Lo de eletromagnetismo animal lo dijo él, el amante, en una ocasión y a mí me pareció un poco cursi al principio pero finalmente tuve que admitir que describía exactamente lo nuestro.  La primera vez que nos acostamos empezaron los problemas. Todo fue a la perfección desde un punto de vista mecánico, y desde luego él se mostró muy satisfecho pero yo sentí que algo no funcionaba como debía. Era como si el hombre que estaba abrazándome, besándome, lamiéndome  y penetrándome fuera un completo extraño. Si lo pensaba con calma el hecho de que fuera un extraño, (en parte lo era) no constituía un inconveniente sino un aliciente más a la relación, pero eso no aplacaba mi desasosiego.

Mantuvimos relaciones en varias ocasiones el amante y yo, pero en cada una de ellas  sentí un rechazo inexplicable hacia su piel por más que la encontraba tan suave y caliente y en  realidad muy acogedora. No hubo forma de que yo disfrutara aquello.Me hice preguntas. Tal vez al final yo era una persona más conservadora  de lo que pensaba. Tal vez era incapaz de cometer adulterio porque en mi infancia me inocularon unos valores judeocristianos ya trasnochados que años más tarde me impedían follarme como dios manda a un tío que estaba como un pan de los pies a la cabeza. Tuve dudas al respecto. Desde luego mi marido no iba a resultar dañado, no podía enterarse ya que los encuentros adúlteros ocurrían gracias a mi profesión muy lejos, en otro continente.

En cualquier caso tuve que abandonar a mi amante. Lo hice con pena, era infinitamente mejor que mi marido en la cama, y de hecho tras experimentar con otro hombre concluí que mi esposo era un compañero sexual mediocre y perezoso, un  desastre aunque tenía que admitir que lo quería con locura de todos modos.

Un mes más tarde mi marido me dejó por otra. El muy hijo de puta se iba a vivir con una imbécil de 23 años a la que habría engañado con su cháchara vacua y con sus chistes que yo ya había oído mil veces. Odié a la chica de 23 años, su cuerpo delgado, su piel sin arrugas. Grité mucho a mi marido. Hubo muchos insultos por mi parte. Insistí mucho en su calvicie, le llamé calvo de mierda. Por despecho le conté lo de mi amante. Él se reía pero no decía nada. Luego se puso serio y me dijo que él jamás hubiera cometido adulterio. Que él me había respetado hasta la fecha,que no había besado a la chica de 23 años ni se había acostado con ella, aunque ahora que lo nuestro estaba zanjado pensaba hacerlo repetidamente. En abundancia.

Después de eso lo intenté de nuevo con mi amante, me casé con él incluso y luego me divorcié. Después vinieron otros, muchos pero ninguno logró que lo olvidara. Su cuerpo fofo. Su intachable conducta moral. Su lírico mundo interior.

El calvo de mierda.   

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s